2009

25 de noviembre de 2009

Deutsche Bank espera una recuperación de las economías en 2010, con un crecimiento del PIB del 3,9% a nivel mundial

Deutsche Bank prevé que en 2010 el PIB mundial crecerá un 3,9%, según los datos dados a conocer hoy durante una rueda de prensa sobre perspectivas económicas y estrategias de inversión en 2010. La presentación ha sido realizada por Rosa Duce, Economista del Centro de Inversiones de Deutsche Bank, y Álvaro Vitorero, Director de Gestión de Private Wealth Management de Deutsche Bank.

Según datos de la entidad, el primer semestre estará marcado por un crecimiento económico mundial y, a partir de ese momento, una cierta estabilización. Deutsche Bank no espera una vuelta a la recesión, pero sí años de crecimiento por debajo del potencial, debido a la necesidad de reducir el excesivo endeudamiento de empresas, familias y gobiernos.

"Las razones que llevan a esta recuperación se encuentran en la respuesta sin precedentes que los Estados han tenido ante la crisis, con medidas como la rebaja de tipos, los impulsos fiscales, las ayudas al sistema bancario y la expansión monetaria. De cara al futuro, consideramos que la recuperación estará basada en la reconstrucción de existencias y en las inversiones en el sector exterior”, ha explicado Rosa Duce.

Deutsche Bank espera que la inflación repunte en 2010, pero que continúe estando muy por debajo de los límites aceptados por los bancos centrales, y que durante el año que viene comience la reducción de liquidez en el sistema financiero.


Recuperación por regiones

Los países emergentes tendrán un mayor crecimiento gracias a una demanda doméstica más dinámica. La mayoría de los países, tanto desarrollados como en vías de desarrollo, se beneficiarán del imparable crecimiento de China. Para el equipo de análisis de Deutsche Bank, en 2010 cerca del 50% del crecimiento mundial procederá de este país.

Por otro lado, la previsión de Deutsche Bank para Estados Unidos es que tenga un crecimiento del 3,6%. La debilidad del consumo puede impedir cifras similares a las de otros periodos post-recesivos. La reconstrucción de inventarios aportaría entre un 1,5% y un 2% al PIB en los próximos tres trimestres. Por su parte, el sector inmobiliario tenderá hacia la estabilización.

Deutsche Bank prevé que Europa tendrá un crecimiento del 1,6%, impulsado por el sector exportador. En el segundo semestre de 2010 podría haber un estancamiento de la actividad económica, debido a la debilidad del consumo, el aumento del desempleo y el final del proceso de reconstrucción de existencias.

Alemania será el país más beneficiado, dada su naturaleza exportadora. Además, el nuevo paquete de impulso fiscal tendrá un impacto positivo. Francia, por su parte, ha salido de la recesión gracias al sector exterior aunque, a diferencia de Alemania, su base exportadora es muy limitada a los sectores de equipos de transporte (autos y aviones). En este país, apenas habrá impulso fiscal en 2010, salvo la reducción de algunos impuestos locales.

En cuanto a España, Deutsche Bank cree que tardará más en recuperarse que otros países europeos, con un decrecimiento del -0,2% en 2010, debido en gran parte al sector inmobiliario, el aumento del desempleo y la caída del consumo. Como aspectos positivos se pueden destacar la fortaleza del sector bancario, la reducción del déficit externo hasta el 5% y que la ratio de deuda/PIB continúa por debajo de la media europea (54% en España frente al 73% de la media de los 15), todo ello unido al buen comportamiento de la bolsa española.


Estrategia de Inversión

Álvaro Vitorero, Director de Gestión de Deutsche Bank Private Wealth Management, apuesta por una cartera conservadora y diversificada, compuesta principalmente por bonos (33% de la inversión total) tanto corporativos como soberanos. En segundo lugar estaría la renta variable, con un mayor peso en países desarrollados (16%) y menor en emergentes (10%). Un 15% de la inversión total se localizaría en fondos de retorno absoluto, y el resto (26%) se repartiría entre diversas inversiones: materias primas, inmobiliario e infraestructuras, monetario y private equity.

En cuanto a la inversión en bolsa, Álvaro Vitorero considera que “las bolsas seguirán teniendo recorrido hasta fin de año y primera mitad del 2010. La mejora de los beneficios empresariales y una baja inflación permitirán mantener las políticas monetarias expansivas, lo que podrá generar mayor demanda de activos de riesgo como la renta variable o las materias primas”.

 



back

Footer Navigation:
Actualizado a: 27.7.2010
Copyright © 2014 Deutsche Bank Sociedad Anónima Española