2008

10 de julio de 2008

Perspectivas de los mercados de capitales 2008-2009

El temor a la inflación se está apoderando cada vez más de los mercados internacionales, pero el miedo a que se repita la situación de los setenta, cuando los países industrializados soportaron tasas de inflación por encima de los diez puntos, es infundado, según señalan los analistas de Deutsche Bank.

Klaus Martini, Chief Investment Officer para clientes privados de Deutsche Bank, destaca los factores que empujan la inflación, entre los que se encuentran el aumento de los precios de la energía y los alimentos, las subidas salariales en mercados emergentes y la debilidad del dólar, que está incrementado los precios de las importaciones a Estados Unidos. En la Eurozona, la inflación general se sitúa ahora por encima del 3%, y en Estados Unidos ha llegado a superar el 4%. En los mercados emergentes, la inflación se ha visto influida sobre todo por el aumento de los precios de los alimentos.

Sin embargo, Klaus Martini señala que la situación es diferente a la de los setenta, cuando la inflación atenazó la economía mundial. Según él, “la apertura de las economías después del proceso de globalización es un factor importante que contribuye a la contención de la inflación. Las exportaciones mundiales representan actualmente el 25% del producto interior bruto global y casi se han triplicado desde los setenta”.


Precio del petróleo: el gran imponderable

En los últimos meses, el petróleo ha roto la barrera de los 130 dólares por barril, y ha sido por lo tanto el factor principal de la presión inflacionista. “El precio del petróleo continuará siendo el gran imponderable de la economía mundial”, comenta Martini. “La disminución de las reservas en los países de la OPEP, los bajos niveles de inversión y los problemas políticos en una serie de países productores de petróleo podrían restringir aún más el suministro, contrarrestando cualquier iniciativa para la mejora de la eficiencia energética y el desarrollo de fuentes alternativas de energía. En general, prevemos que la producción no podrá mantener el ritmo de la creciente demanda, especialmente de Asia. Por lo tanto, es probable que el precio del petróleo siga siendo elevado a largo plazo”, añade Martini.


Economía mundial: sólida a pesar de las dificultades

La economía mundial sigue pareciendo sorprendentemente sólida en 2008, a pesar de la crisis de los mercados financieros y el aumento de los precios del petróleo. Helmut Kaiser, responsable de estrategia de inversión para clientes privados de Deutsche Bank, señala que “no esperamos una recesión en Estados Unidos, pero tampoco esperamos una rápida recuperación. En la Eurozona es probable que veamos un enfriamiento de la economía en 2008 y 2009. Los mercados emergentes deberían poder desligarse aún más de la economía estadounidense y consolidar su crecimiento en un alto nivel”. Después de que la economía mundial creciera casi un 5% tanto en 2006 como en 2007, Deutsche Bank prevé tasas de crecimiento de alrededor del 3,5% en 2008 y 2009. En el caso de Alemania, los expertos pronostican un marcado descenso del crecimiento para el resto del año, después de un fuerte primer trimestre.


Mercado de bonos: Oportunidades selectivas en los bonos corporativos

La tendencia a largo plazo de disminución de las rentabilidades reales de los bonos de los gobiernos de EEUU y Europa se mantiene. Por lo tanto, siguen siendo poco atractivos en comparación con otros tipos de activos. Por otro lado, los bonos corporativos se han vuelto de nuevo atractivos por primera vez en años, y los bonos con una buena calidad crediticia pueden ofrecer interesantes oportunidades de inversión.


Valoración favorable de los mercados de renta variable

“En este momento, factores como el aumento de los precios del petróleo, las restricciones monetarias y la incertidumbre de las perspectivas económicas están haciéndose notar en los mercados”, subraya Martini. “Hoy en día, el PER de los principales índices está por debajo de su promedio a largo plazo. La renta variable no se había valorado tan favorablemente desde principios de los noventa. Pero los factores cruciales serán cómo se desarrollarán las previsiones de beneficios después de nuevas revisiones a la baja durante los primeros meses de este año, y si se pueden mantener los márgenes empresariales en los altos niveles históricos de los últimos años”, añade.


Las inversiones alternativas siguen siendo atractivas

En opinión de Deutsche Bank, la incertidumbre económica actual favorece que se asigne un papel significativo a las inversiones alternativas, especialmente los hedge funds, dentro de las carteras. “Los hedge funds han aguantado bien la crisis financiera. En general han mantenido una mayor estabilidad que el mercado de renta variable desde mediados de 2007”, subraya Martini. Algunas estrategias como los CTA’s han llegado a arrojar rentabilidades de dos dígitos desde el verano pasado.

 



back

Footer Navigation:
Actualizado a: 27.7.2010
Copyright © 2014 Deutsche Bank Sociedad Anónima Española