2016

15 de diciembre de 2016

Deutsche Bank prevé que la economía mundial crecerá un 3,4% en 2017

Deutsche Bank ha presentado este miércoles sus perspectivas macroeconómicas y la estrategia de inversion para 2017. Rosa Duce, Economista Jefe del Centro de Inversiones de Deutsche Bank, pronostica un “mayor crecimiento mundial debido al ‘Efecto Trump’. Las promesas del presidente electo estadounidense en materia de reducción de impuestos, desregulación y proyectos de infraestructura suponen un cambio en la política económica llevada a cabo tras la crisis financiera que podría tener un impacto positivo sobre la marcha de la economía global”.
 
Perspectivas de la economía a nivel global: principales claves

• Deutsche Bank espera una aceleración del crecimiento mundial desde el 3% de 2016 al 3,4% en 2017, gracias en gran medida a la aceleración de la economía de EEUU.
• En EEUU el crecimiento del PIB estará impulsado previsiblemente por una mayor inversión en infraestructuras, menor regulación y un recorte de impuestos.
• El BCE mantiene su política monetaria expansiva, pero podría empezar a considerar una retirada de estímulos a la vuelta del verano si se cumplen sus previsiones positivas de crecimiento.
• En Europa continuará la incertidumbre política debida a la celebración de elecciones en algunos países y los interrogantes generados por el Brexit.
• España seguirá a la cabeza del crecimiento en Europa, pero este se moderará a lo largo de 2017.
• En los mercados emergentes, China continuará siendo clave. Se espera un alto crecimiento para 2017 (+6,5%) pero se apunta al riesgo del estallido de la burbuja inmobiliaria.

El ‘Efecto Trump’ y sus consecuencias sobre la economía mundial

El llamado ‘Efecto Trump’, la llegada a la Casa Blanca del presidente estadounidense electo Donald Trump, ha servido para cambiar el “sentimiento negativo” de la política económica llevada a cabo tras la crisis financiera, argumenta Rosa Duce. “La expansión monetaria ha permitido salir de la recesión, pero con un crecimiento muy bajo. Y esto, a largo plazo, tiene consecuencias negativas. El apoyo de los bancos centrales hace que no haya presión en los gobiernos para realizar las necesarias reformas estructurales, a la vez que el crecimiento es tan bajo que se eleva el descontento social. La elección de Trump y sus promesas electorales podrían suponer el principio del final del estancamiento post-crisis financiera”, indica Duce.

De acuerdo con las previsiones de los analistas de la entidad, la economía global se expandirá a un ritmo del 3,0% en 2016 y del 3,4% en 2017.

EEUU: revisión al alza en las perspectivas de crecimiento


Para Deutsche Bank, las principales promesas de Trump en materia económica impulsarán a la economía estadounidense y la llevarán a registrar unas cifras de crecimiento por encima de las inicialmente esperadas. “Las propuestas económicas de Trump suponen una combinación de reducción de impuestos, inversión en infraestructuras, menor regulación y subidas de los tipos de interés. Estas políticas generarán mayor crecimiento y aumentarán el crédito, aunque también generarán inflación y aumentarán el déficit”, apunta Duce.

Los analistas de la entidad también prevén que la FED subirá los tipos de interés a un mayor ritmo con Trump como presidente.

Europa: incertidumbre política y apoyo del BCE

Deutsche Bank prevé que la economía europea crezca el 1,7% en 2016. “Se trata de unos datos mejores de lo que esperábamos, gracias al impulso de la demanda doméstica. El Brexit, por el momento, no ha tenido efectos negativos sobre nuestras previsiones”.

“En 2017, la política monetaria del BCE se mantendrá como el principal apoyo de la economía de la eurozona, aunque no descartamos que pueda ampliarse el estímulo fiscal”, asegura Duce. Asimismo, se espera que el mayor crecimiento en EEUU tenga un impacto positivo sobre el sector exportador.

No obstante, algunos factores de apoyo a la economía de la eurozona perderán fuerza a lo largo de 2017: “la subida del petróleo, las condiciones financieras menos favorables y la subida de los tipos por la deuda tendrán un impacto negativo sobre la evolución de la economía en Europa. A estos factores también tendremos que añadir temas estructurales que todavía no han sido resueltos a nivel político, como son la baja competitividad y la desunión interna entre los socios europeos”, señala Duce.

La incertidumbre política actual que vive Europa también pesará sobre el crecimiento del PIB en el Viejo Continente. “El 2017 va a llevar aparejado un cierto nivel de incertidumbre política. La celebración de elecciones en algunos países como Francia y Holanda, y el impacto final del Brexit, son algunos de los principales riesgos políticos para la economía europea”, explica Duce.

España: se mantiene a la cabeza del crecimiento en Europa

La expansión de la economía española se mantendrá previsiblemente en 2017, si bien con cifras algo más bajas que en 2016. “Esperamos que en 2016 el crecimiento del PIB sea del 3,3%, en gran parte debido a la política de expansión monetaria del BCE, que está permitiendo la expansión del crédito; a la rebaja de impuestos llevada a cabo en 2015; a los moderados efectos sobre las exportaciones españolas del Brexit hasta el momento; a la buena marcha del sector turístico, con más de 60 millones de personas en lo que va de año; y a un impacto positivo de las reformas de los últimos años”, explica Duce.

Para 2017, los analistas de Deutsche Bank prevén que el crecimiento continuará y que España seguirá siendo una de las economías europeas que evoluciona a un mejor ritmo, pero que éste se moderará y se situará muy cerca del 2,5%. Duce explica que “las razones de esta moderación del crecimiento están relacionadas con los posibles efectos adversos del Brexit, la subida de impuestos debido a la necesidad de cumplir con los objetivos del déficit y el menor apoyo del precio del petróleo”.

Emergentes: a vueltas con el proteccionismo

En el caso de los emergentes, “la elección de Trump es una muestra del creciente sentimiento anti-globalización existente a nivel mundial”, asegura Duce. La entidad pronostica que los mercados emergentes podrían verse afectados por un menor comercio y una caída de las exportaciones, lo que tendría una repercusión sobre las tasas de crecimiento. No obstante, los analistas del banco señalan que las economías emergentes crecerán un 4,6% en 2017.

China, por su parte, afronta el 2017 con el reto de compaginar su alto crecimiento (+6,5 para 2017) con el profundo proceso de cambio iniciado con las reformas estructurales de las empresas públicas o la liberalización paulatina de los mercados financieros. “En este contexto, anticipamos que el mayor riesgo al que se enfrena China es la gestión de su mercado inmobiliario y la lucha contra su ‘burbuja’ inmobiliaria”, indica Duce.


ESTRATEGIA DE INVERSIÓN
 
Tomando como referencia este escenario, Diego Jiménez-Albarracín, Responsable de Renta Variable del Centro de Inversiones de Deutsche Bank, ha presentado la estrategia de inversión prevista para los próximos meses para la división de Clientes Privados y Empresas.

Según Jiménez-Albarracín, “en 2017 apostaremos por una estrategia de inversión con un mayor protagonismo de las bolsas mundiales. En EEUU, el mayor crecimiento, una regulación más favorable y la rebaja de impuestos apoyarían a las Bolsas, pese a las exigentes valoraciones. En Europa, pese a la incertidumbre política y las dudas sobre el sector bancario, puede haber sorpresas positivas. Es importante destacar que el mercado ya asume o da por descontada esta situación. En cuanto a las emergentes, estamos pendientes de la implementación de posibles medidas proteccionistas por parte del nuevo Gobierno estadounidense. Vemos recorrido principalmente en las bolsas asiáticas, es nuestra región favorita gracias a que China puede amortiguar el efecto negativo de este mayor proteccionismo”.

En el caso de la renta fija, “nos encontramos en el final del rally de la renta fija. Vemos que en EEUU subirán las rentabilidades ante el mayor incremento previsto del déficit y de la deuda y las posibles nuevas subidas en los tipos de interés. Mientras, en Europa prevemos un contagio desde EEUU en los plazos más largos. En el corto plazo anticipamos que las rentabilidades se mantendrán en mínimos históricos a raíz de la política monetaria del BCE”, añade Jiménez-Albarracín.

“En este entorno que mantiene importantes incertidumbres, sobre todo para un inversor europeo, recomendamos a nuestros clientes que diversifiquen en la medida de lo posible su inversión. En este sentido, uno de los mejores instrumentos son los fondos de inversión, que además de ofrecer una excelente fiscalidad, permiten acceder a todo tipo de mercados, con gestión profesional y total transparencia”, afirma Jiménez-Albarracín.

Cartera modelo de fondos (moderada) diciembre 2016

rentabilidad de fondos de inversión cartera modelo

composición de la cartera modelo de fondos de inversión

Cartera modelo para un perfil de inversión moderado

Distribución por activos de la cartera modelo de fondos de inversión

* Actualización de previsions a 16/12/2016



Ver todas las noticias

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continua navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra politica de cookies.
Footer Navigation:
Actualizado a: 27.12.2016
Copyright © 2019 Deutsche Bank Sociedad Anónima Española