2014

15 de julio de 2014

Deutsche Bank prevé para España un crecimiento del 1% en 2014 y del 1,8% en 2015

Deutsche Bank prevé un crecimiento del 1% en 2014 y del 1,8% en 2015 para España. La entidad, que ha presentado hoy las ‘Perspectivas Económicas y Estrategia de Inversión’ para el segundo semestre de 2014, considera que en los próximos meses la estabilidad de los indicadores económicos, el sector exterior y la mejora de la demanda doméstica impulsarán el crecimiento en el país.

 

Para Rosa Duce, Economista Jefe del Centro de Inversiones de Deutsche Bank, “este semestre será clave para la aceleración económica a nivel mundial. En EEUU, las distorsiones por el mal clima del primer trimestre darán paso a un mayor crecimiento; en Europa, los países periféricos empiezan a dar signos de una clara recuperación, y China emerge de nuevo, gracias el impulso reformador y a las mayores exportaciones”.

 

Europa: crecimiento positivo, pero débil  

 

Europa salió de la recesión a finales de 2013 y este año será el primero con crecimiento positivo desde 2011. Será previsiblemente además el primer año en el que todos los países que componen la zona euro muestren cifras positivas de crecimiento, incluyendo los más castigados por la crisis, como Grecia. Los países periféricos como España, Italia o Grecia empiezan mostrar signos positivos de crecimiento tras años de reestructuración. Los datos de confianza, especialmente en España, han mejorado considerablemente, lo que unido al menor esfuerzo fiscal, y la relajación en las primas de riesgo permiten ser optimistas con el crecimiento en el segundo semestre de este año.

 

No obstante, “el ritmo de recuperación es más moderado que en salidas de crisis anteriores, por el excesivo endeudamiento y el agotamiento fiscal”, apunta Rosa Duce. Por ello, el banco cree que la economía comunitaria cerrará el ejercicio con un incremento del 1,1%.

 

“Si bien es cierto que desde 2010 se ha producido un intenso proceso de desapalancamiento, especialmente en Reino Unido y Alemania, el nivel de deuda pública es muy superior al existente en 2008. Pese a los esfuerzos realizados, el nivel de deuda de familias y empresas es elevado, y el sector público ha visto una continua subida de sus niveles de deuda por la caída en ingresos y el incremento de los gastos sociales. Todo ello limita la capacidad de consumo e inversión a medio plazo y frena el potencial de crecimiento a corto plazo”, resume Duce.

 

En este escenario, los analistas de Deutsche Bank consideran que existen dos riesgos para el crecimiento en la Eurozona: la debilidad del crédito y la deflación. “Se trata de dos temas importantes que habrá que vigilar, pero el BCE ya ha anunciado una serie de medidas que tienen por objetivo atajar el problema”, añade Rosa Duce.

 

El organismo que preside Mario Draghi puso en marcha el pasado mes de junio una batería de medidas con el objetivo de inundar de liquidez el Viejo Continente. Para Rosa Duce, “son decisiones acertadas en el momento actual. La debilidad de la economía y la falta de financiación justifican que se mantenga la política expansiva en Europa”.

 

De acuerdo con los analistas del banco, la barra libre de liquidez propuesta por el BCE será el elemento clave para potenciar el crédito en los próximos años. “Nos vamos a mover en un escenario prolongado de tipos bajos, así que será fundamental saber si el dinero del BCE acaba en las familias y en las empresas. Ahí radica la clave del éxito de la política de Draghi”, apunta Duce.

 

En el caso de España, la estabilización de los principales indicadores económicos, los buenos datos del sector exterior y la mejora de la demanda doméstica serán las bases sobre las que se asiente el crecimiento futuro del país. Por ello, los expertos de Deutsche Bank han revisado al alza las previsiones de crecimiento y esperan un aumento del PIB del 1% para este año y del 1,8% para 2015.

 

Según Rosa Duce, “se están corrigiendo poco a poco los grandes desequilibrios de la economía nacional, principalmente en el mercado laboral e inmobiliario”. A pesar de la elevada tasa de paro, la economista jefe del banco considera que “se ha producido una mejoría en la capacidad productiva del país, lo que se refleja en el descenso del paro registrado y la subida de la afiliación a la Seguridad Social de los últimos meses”.

 

En relación a la percepción exterior de la economía española, Duce cree que “se ha experimentado un claro incremento en la confianza sobre los activos españoles”. La caída de la prima de riesgo, apoyada en las medidas del BCE, está siendo “aprovechada por las empresas españolas para acceder a nuevas vías de financiación en los mercados”.

 

EEUU: la demanda doméstica, clave del crecimiento

 

Los analistas de Deutsche Bank prevén que la economía de Estados Unidos crecerá un 1,9% en 2014, apoyada principalmente en la recuperación de la demanda doméstica. El descenso en la tasa de paro, situada en el 6%, y el aumento del consumo interno serán fundamentales para consolidar la aceleración de la economía norteamericana. Según Rosa Duce, “las distorsiones climatológicas que sufrió EEUU en el primer trimestre ya están superadas, por lo que el crecimiento debería rebotar en los próximos meses”. Además, apunta Duce, “el sector residencial ha iniciado la recuperación este año, lo que supondrá una aportación positiva al PIB americano”.

 

De acuerdo con las previsiones de la entidad, los bancos centrales seguirán teniendo un papel crucial en esta nueva fase expansiva del ciclo debido a la fragilidad de la recuperación. En el caso de la FED, Rosa Duce cree que “llevará a cabo una paulatina retirada de estímulos en los próximos meses. Esta decisión”, explica Duce, “va en contraposición con la política expansionista que pondrá en marcha el BCE en Europa”.

 

Según la entidad, la Fed no tiene intención de subir los tipos de interés, al menos hasta 2015 y siempre que el escenario económico lo permita.

 

 

Emergentes: crecimiento más equilibrado

 

En este escenario de crecimiento, China aumentará previsiblemente su PIB un 7,8%. “El esfuerzo reformador que ha llevado a cabo el gobierno está empezando a dar sus frutos. Se ha desacelerado el crédito en ciertos sectores como el inmobiliario y se ha estabilizado el mercado monetario. Todo ello llevará a una economía más equilibrada, con un peso mayor del sector servicios y un consumo más dinámico”, explica Rosa Duce.

 

En el caso de los emergentes, la India y Ucrania centran todas las miradas. Para la economista jefe del banco, “creemos que el tema de Ucrania ha quedado en un segundo plano, y por tanto tan sólo puede generar algo de ruido de fondo, pero no debería alterar el sentimiento positivo actual de los mercados financieros. En India, por su parte, el gobierno de Modi cuenta con el respaldo de los mercados y ahora el reto es poner en marcha todas las reformas estructurales que necesita el país”, señala Rosa Duce.

 

 

ESTRATEGIA DE INVERSIÓN

 

Tomando como referencia este escenario, Diego Jiménez-Albarracín, Responsable de Renta Variable del Centro de Inversiones de Deutsche Bank, ha presentado la estrategia de inversión prevista para los próximos meses.

 

Según Jiménez-Albarracín, “este año apostamos por la rotación de activos en las carteras de inversión desde la renta fija hacia la renta variable, asumiendo mayor riesgo para conseguir la preservación de capital. El mayor crecimiento previsto para este año debería elevar el potencial de subida en los beneficios de las empresas. Todo ello unido a los bajos tipos de interés y la estabilización de los mercados financieros nos hace estar positivos en bolsa”.

 

El buen comportamiento y la baja volatilidad de las bolsas mundiales, muchas de ellas en máximos históricos, permitirán ofrecer atractivas rentabilidades en el segundo semestre de 2014. “Creemos que los índices de países desarrollados tienen mayor recorrido que los emergentes”, apunta Jiménez-Albarracín. “El crecimiento previsto para EEUU y Europa ofrece margen para tomar posiciones en las bolsas de estos países. En el caso de los emergentes apostamos por la renta variable asiática”, explica.

 

En el caso de la renta fija, “sólo vemos atractivo en bonos periféricos y en algunos bonos de países emergentes. No obstante, su potencial es limitado, dado que el entorno de mayor estabilidad económica y la mayor tranquilidad de los mercados de deuda ha permitido rebajas ya muy importantes en las primas de riesgo. La renta fija emergente, por su parte, “ofrece unos retornos más altos debido a que los fundamentales han mejorado, ofrece cupones atractivos y existe potencial alcista para sus divisas frente al euro”, explica Diego Jiménez-Albarracín.



Ver todas las noticias

Utilizamos cookies analíticas propias, que nos informan sobre sus hábitos de navegación para mejorar la calidad de nuestros servicios y la experiencia de navegación. Si continua navegando entenderemos que consiente en la instalación y uso. Para más información, visite nuestra politica de cookies.
Footer Navigation:
Actualizado a: 5.8.2016
Copyright © 2019 Deutsche Bank Sociedad Anónima Española